Saltar al contenido

Fin de año

Terminan las fiestas navideñas, y estoy alistándome para salir de vacaciones en enero. Un viaje corto pero agradable, solo mi esposa y yo. Espero tener tiempo para pensar, para poner las neuronas en orden. Novedades: encontré viejos amigos. Tal vez suena raro, pero, ¿cómo pueden  ser amigos míos personas que no he visto en más de 30 años? Seguramente son diferentes. Es medio extraño, posiblemente no sea tan real esa amistad, pero aún existe confianza; puedo ser más honesto, más abierto. Además como no existe ninguna intención mas que mantener una amistad. Es más fácil cuando no tengo ningún interés material con ellos. Los años acumulados en mi espalda también ayudan, no tengo  la intención presumir algo, nada de mostrar lo que no se tiene. Volver a presentarme como lo que soy ahora, así de simple.

Pero regresando al tema del blog, los cuentos siguen parados. Las ideas están volando más cerca, pero aún no está definido nada adecuado, todo es muy común, muy  cursi. Creo que ese pequeño viaje me va a ayudar a aterrizar algunas ideas, trabajar en  diálogos, situaciones, adentrarse en la parte íntima de los personajes. Me falta tiempo para escribir, me falta tiempo para pensar; esta temporada es demasiado rápida, demasiados compromisos, demasiada angustia. A veces me quiero bajar del tren, pero va tan rápido que no se puede.

Lo bueno es que mañana termina el año laboral para mí, este año que en el trabajo no fue bueno, solo  hacer que sobrevivan los negocios; pero en lo personal fue muy tranquilo y complicado al mismo tiempo. No encuentro palabras para describirlo: muchos reencuentros, algunos rompimientos, cambios profundos en la rutina. Un año que me marcó en lo que soy actualmente. No hubo un suceso trágico o impactante, fue una suma de pequeños acontecimientos, cosas que no hubo manera de evadir, cosas que pocas veces pasan y que probaron mi carácter. Se dieron poco a poco, casi sin sentir, pero ahora que veo el resultado de todo eso, me doy cuenta que la suma si impacta y me hizo bien. Me gustó el 2010, veremos qué pasa en el 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *